ANOSMIA (PÉRDIDA DE OLFATO)

ENFERMEDAD ANOSMIA (PÉRDIDA DE OLFATO)

La anosmia es la pérdida total del olfato. La hiposmia es una pérdida parcial del olfato. La mayoría de los pacientes con anosmia tienen una percepción normal de las sustancias saladas, dulces y amargas, pero no pueden diferenciar los sabores, una habilidad que depende en gran medida del olfato. Por lo tanto, a menudo se quejan de que han perdido el sentido del gusto (ageusia) y de que no disfrutan de los alimentos. Si la anosmia es unilateral a menudo se pasa por alto.

La anamnesis debe revisar los síntomas neurológicos, particularmente los relacionados con el estado mental (p. ej., dificultades con la memoria reciente) y los pares craneales (p. ej., diplopía, dificultad para hablar o deglutir, acúfenos, vértigo), así como su relación con cualquier lesión en la cabeza.
Los antecedentes deberán incluir los trastornos sinusales, traumatismos craneales o cirugía, alergias, medicamentos y exposición a productos químicos o humos.

 La anosmia se produce cuando existe una inflamación intranasal u otra obstrucción impide que los olores accedan a la zona olfativa; cuando se destruye el olfato del neuroepitelio, o cuando se destruye el nervio olfatorio, los bulbos, las extensiones o las conexiones

Deben buscarse las principales causas, que comprenden:

Traumatismo craneal (jóvenes)

Infecciones víricas y enfermedad de Alzheimer (adultos mayores)

La infección por gripe está implicada en un 14-26% de todos los casos de hiposmia o anosmia.

Los fármacos pueden contribuir a la anosmia en pacientes susceptibles.

Otras causas incluyen la radiación previa de cabeza y cuello, la cirugía sinusal y nasal, los tumores cerebrales o las toxinas. El papel del tabaco es dudoso.


SÍNTOMAS ANOSMIA (PÉRDIDA DE OLFATO)

La pérdida completa del olfato  o anosmia  y la hiposmia es la pérdida parcial del olfato. En la anosmia se tiene una percepción normal de las sustancias saladas, dulces y amargas, pero no pueden diferenciar el sabor, algo que depende en gran medida del olfato. Los síntomas más importantes asociados a la pérdida del olfato son la congestión nasal, la moquera o ambos.


DIAGNÓSTICO ANOSMIA (PÉRDIDA DE OLFATO)

La anosmia o pérdida del olfato se diagnostica por los antecedentes de la enfermedad actual, la duración de los síntomas y su relación con cualquier trastorno otorrinolaringológico o lesión en la cabeza.  

Hay que tener en cuenta los antecedentes de trastornos de los senos paranasales, traumatismo craneal o cirugía, alergias, fármacos utilizados y exposición a productos químicos o gases.

Exploración física:
Hay que inspeccionar las fosas nasales en busca de hinchazón, inflamación, mucosidad y pólipos. La evaluación de la respiración del paciente a través de cada fosa nasal secuencialmente (tapar manualmente una fosa nasal y luego la otra) puede ayudar a identificar la obstrucción.

También se realiza una exploración neurológica completa, que comprende una revisión de los síntomas neurológicos, particularmente aquéllos relacionados con el estado mental (p. ej., dificultades con la memoria reciente), y de los pares craneales (p. ej., diplopía, dificultades para hablar o tragar, acúfenos, vértigo). Hay que evaluar la naturaleza de la rinorrea (p. ej., acuosa, mucoide, purulenta, sanguinolenta).

Pueden ser necesarias pruebas olfativas y una TAC craneal.


 

TRATAMIENTO ANOSMIA (PÉRDIDA DE OLFATO)

Se tratarán las causas específicas, aunque casi nunca se recupera el olfato, ni siquiera tras el tratamiento exitoso de una sinusitis.
No hay tratamientos para la anosmia. Los pacientes que conservan algún sentido del olfato pueden agregar agentes saborizantes concentrados en la alimentación para mejorar su disfrute de los alimentos.

Los detectores de humos son importantes en todos los hogares, todavía más para los pacientes con anosmia. Hay que advertir a los pacientes respecto al consumo de alimentos almacenados y la utilización de gas natural para cocinar o para la calefacción, porque tienen dificultades para detectar los alimentos caducados y las fugas de gas. 

Contactar

Enfermedad Anosmia (pérdida de olfato)

Desde aquí, podrá concertar una visita con un doctor de DirectDoctor especialista en anosmia (pérdida de olfato), y ayudarle en su problema.

CONCERTAR VISITA